Entradas populares

domingo, 27 de mayo de 2012

CONSTRUCCIÓN DE LA TEORÍA DEL CASO

La Teoría del Caso debe ser convincente y contener
los aspectos: Fácticos, Probatorios y Jurídicos
del Caso.

En general, de lo que se trata es de construir proposiciones fácticas adecuadas a elementos legales, sobre las cuales se elabore un relato creíble, sustentado en medios de prueba.


CONSTRUCCIÓN DE LAS PROPOSICIONES:

Lo primero en la construcción de la teoría del caso es dedicar especial atención a la investigación, búsqueda, identificación, definición, análisis e interpretación de los hechos que llegan a nuestro conocimiento. Con esto, podemos definir cuáles de ellos poseen alguna relevancia penal, es decir, si pueden satisfacer o no los elementos legales que estructuran el delito por el cual se procesará a la persona. Hechos relevantes para el fiscal pueden ser, por ejemplo: que el acusado disparó sobre la víctima; que la víctima murió como consecuencia del disparo; que el acusado se encontraba en el lugar de los hechos el día del homicidio, etc. Hechos irrelevantes pueden ser: el tipo de arma (pistola o revólver) con la cual el acusado disparó, si no se discute que le disparó.
Algunos hechos nos parecerán con alguna relevancia penal, pero no necesitaremos incorporarlos a nuestro alegato, ya que, por ejemplo, pueden ser objeto de acuerdo con la contraparte, sobre la inutilidad de llevarlos a la controversia oral. Es el caso del acuerdo o la estipulación a que podrían llegar la Fiscalía y la defensa sobre la causa de la muerte, cuando lo que se controvierte es la autoría del hecho y no la existencia del mismo.

Lo siguiente será construir nuestras proposiciones, que no son otra cosa que el encuadramiento legal de los hechos materia del proceso; según Baytelman y Duce, “Una proposición fáctica es una afirmación de hecho que satisface un elemento legal. Dicho de otro modo, una proposición fáctica es un elemento legal reformulado en un lenguaje corriente, que se remite a experiencias concretas del caso, experiencias éstas sobre las que un testigo sí puede declarar”.
Tomamos entonces cada hecho relevante, lo comparamos con uno o varios elementos del delito, y determinamos si aquél se subsume en éste o éstos. De ser así, formulamos una o varias proposiciones fácticas para cada elemento legal, como podría ser que en el caso Patiño (ver Apéndice) el disparo que el acusado hizo a la víctima se produjo como resultado del forcejeo que tuvo con la misma. Este resultado era previsible por el acusado al presentarse a hurtar con un arma de fuego (dolo eventual).
En el caso Patiño, podemos imaginar lo siguiente:
Revisado el informe del investigador Guillermo Fonseca, y luego de haber realizado otras indagaciones sobre los hechos acaecidos y sus circunstancias, el fiscal pudo establecer que se dio muerte a Andrés Castro para facilitar la consumación de un hurto en el establecimiento comercial denominado El Triunfo.
Con este simple y primario análisis fáctico, pensó que la conducta de Carlos Patiño podría satisfacer los elementos legales que estructuran los delitos de homicidio agravado, y hurto calificado y agravado. Dichos elementos los remitió a los hechos y las circunstancias concretas del caso, con lo cual pudo elaborar varias afirmaciones o proposiciones fácticas que pretenderá probar en el juicio y basar en ellas la construcción de su relato y sus pretensiones condenatorias. Algunas de las proposiciones que construyó son éstas: Carlos Patiño disparó contra la humanidad de Andrés Castro; Carlos Patiño sustrajo $650.000 que se encontraban en la caja registradora y una botella de aguardiente Néctar; Andrés Castro murió como producto del disparo que le hizo Carlos Patiño; el día y la hora en que Carlos Patiño dio muerte a Andrés Castro, aquél vestía una camiseta de las que se usan para jugar baloncesto y se desplazaba en una moto de color rojo; en la casa de Carlos Patiño se encontró una botella de aguardiente Néctar. Carlos Patiño le dijo a su novia, Janira Salazar, que tuvo problemas con un tipo, pero que no quería que muriera.


DETERMINACIÓN DE LOS MEDIOS DE PRUEBA:

Después de haber identificado y seleccionado los hechos que tienen la capacidad de producir un efecto jurídico determinado, corresponde acreditar aquellos que efectivamente hayan sucedido, lo cual se logra mediante la determinación de los diversos medios de prueba. Entre estos medios de conocimiento se encuentran la prueba testimonial, pericial, documental, la inspección, los elementos materiales probatorios, la evidencia física o cualquier otro medio técnico o científico que no viole el ordenamiento jurídico (art. 382 CPP). Para esto, lo primero que hay que tener en cuenta son las proposiciones seleccionadas para fundamentar la pretensión penal. Un inventario detallado de éstas permitirá determinar los medios probatorios más idóneos para demostrar que los hechos identificados sí se encuadran dentro del precepto normativo.

Por ejemplo, si se está ventilando un caso por el delito de peculado por apropiación, en lo referente al fiscal, se debe probar que el sujeto activo es un empleado oficial y, por tanto, debe acreditar dicha calidad a través de documentos tales como el decreto de nombramiento, el acta de posesión y la constancia de tiempo de servicios. Como la acción es la de apropiación, el fiscal demostrará su ejecución a través de cheques girados a terceros sin sustento contable o administrativo, testimonios de empleados que dan cuenta de la pérdida del bien a manos del acusado, etc.

A cada proposición debe corresponder uno o varios medios de prueba que la demuestren o nieguen. Lo que debe buscar el operador es aquel medio de prueba que mejor demuestre su proposición fáctica.
En el caso Patiño, el fiscal decidió entrevistar a varios testigos reportados por el investigador Fonseca, con lo cual logró comprometer el testimonio de Rebeca López, Carlos Muñoz y Gloria Dávila. Gloria Dávila aportará evidencia afirmativa sobre que Carlos Patiño fue quien disparó contra Andrés Castro, y quien hurtó el dinero de la caja registradora y la botella de aguardiente Néctar. Ella se encontraba con la víctima, su esposo, en el momento de los hechos. Carlos Muñoz aportará evidencia afirmativa sobre que el acusado, el día de los hechos, vestía una camiseta de las que se usan para jugar básquetbol y se movilizaba en una motocicleta de color rojo. Él observó desde su panadería los movimientos de Carlos Patiño. Rebeca López aportará evidencia afirmativa de que escuchó a Carlos Patiño cuando refería a su novia, Janira Salazar, un problema con un hombre a quien no quería matar. Adicionalmente, el fiscal podría introducir al juicio la camiseta de básquetbol, a efecto de que fuera reconocida por sus testigos.
Siempre es conveniente anticipar futuros problemas con probabilidad de presentarse, a causa de los efectos que pueda tener la introducción de ciertos medios de prueba de la contraparte. Éstos deben ser siempre analizados y revisados para descubrir sus fortalezas y debilidades, y así poder minimizar aquéllas y resaltar éstas en el juicio.

Los medios de prueba son manipulados ilícitamente muy a menudo, contaminados o recogidos de manera ilegal, ya sea porque se aplicaron procedimientos antitécnicos, ya porque la parte que pretende hacerlos valer defrauda al proceso y a sus actores. Por esto se deben investigar y analizar todas las circunstancias posibles que envuelven un medio de prueba, si se quieren tener armas adicionales que quiten valor probatorio a los medios y desacrediten a la parte que los presenta.
En el caso de Carlos Patiño, la defensa bien podría introducir evidencia de refutación para demostrar que el reconocimiento y la identificación que con seguridad hará la señora Gloria Dávila en el juicio carecen de credibilidad, ya que su capacidad de percepción y evocación de las características fisonómicas del acusado se vio afectada por un procedimiento irregular del investigador Fonseca, quien durante la indagación exhibió a la señora una fotografía del acusado, sin mostrarle otras que evitaran dirigir su memoria hacia una sola figura propuesta por un agente del Estado. Durante el juicio, cuando se inquiera a la testigo sobre la individualización del agresor, con seguridad dará las características de quien vio en la foto y de quien tiene delante de ella. Es lo más fácil.

El análisis probatorio como elemento de la teoría del caso culmina con un juicio de valor que asigna una determinada capacidad de demostración a los medios probatorios con que se cuenta. El hecho está probado (prueba) cuando se ha demostrado su acaecimiento, a través de medios idóneos (medios de prueba), aplicados sobre determinados objetos o personas (fuentes u órganos de prueba), de los cuales se extraen elementos de convicción (evidencias) con capacidad de demostración.


CONSTRUCCIÓN DEL RELATO:

Con las proposiciones fácticas que encuadran en las normas jurídicas construidas y sustentadas probatoriamente, el abogado debe construir una historia o relato persuasivo, lógico y creíble.
La lógica del relato puede estar garantizada para el fiscal, en primer término, si la historia se cuenta de manera cronológica, ya que es el modo como el entendimiento humano capta mejor las ideas que se le comunican. En la fase de investigación, el caso casi siempre se presenta sin ningún tipo de orden. La narración que hacen los primeros testigos o sujetos intervinientes es ambigua, oscura, con lagunas, e inconclusa y desordenada. El trabajo del abogado es preguntar para conocer el orden cronológico, hasta tener elaborada una historia con secuencias lógicas. En segundo término, un relato lógico es aquel que exhibe una lógica interna, es decir, que los hechos antecedentes son efectiva y natural causa de aquellos sobrevinientes o posteriores.
Es el caso de la poca racional afirmación de que el homicida no tenía la intención de dar muerte a la víctima, cuando aquél le propinó a ésta doce disparos en una misma descarga del proveedor de su pistola. Asumir la historia en forma temática resulta más efectivo para la defensa.
Lo creíble del relato depende de que el narrador sea capaz y esté comprometido con su causa y los intereses de quien representa. Todos los episodios del relato que se está contando deben transmitir seguridad y convicción con respecto a su capacidad de acaecimiento y demostración. No es creíble un relato que se ha construido alrededor de una teoría del caso ambigua, incoherente o contradictoria.
Un ejemplo extremo es el que traen Baytelman y Duce, en relación con un abogado defensor que dice:
Lo cierto es que mi representado no estaba en el lugar de los hechos al momento del homicidio… Ahora, si se prueba que estaba en el lugar de los hechos, él no fue quien disparó el arma… Pero bueno, si se prueba que él sí disparó el arma, entonces lo hizo en legítima defensa… Ahora bien, si no se logra acreditar la legítima defensa, entonces mi representado es inimputable por demencia…


TEMA DENTRO DE LA TEORÍA DEL CASO:

Toda teoría del caso contiene un tema, el cual es el asunto central de esta historia persuasiva presentada ante el juez. Es una frase, un emblema, una calificación de los hechos que se repite dentro de todo el juicio oral. El propósito es fijar en el juzgador la esencia de la teoría del caso. En la declaración inicial del proceso por el homicidio de Andrés Castro, la Fiscalía enunciaría el tema así: “Señor juez: este es el caso de un joven irresponsable e indolente, que para robar una botella de aguardiente y el dinero de un honesto trabajador, le segó la vida”. El tema así enunciado plantea un concurso entre los delitos de homicidio agravado y hurto calificado y agravado, y personaliza al acusado como irresponsable e indolente que mata por un motivo abyecto.
Para la defensa, el tema sería el siguiente: “Señor juez: este es el caso de una identificación subjetiva y de la imposibilidad física de cometer un delito”. Ahí se anuncia que la identificación hecha por Gloria Dávila fue influenciada por el investigador y que, además, Carlos Patiño se encontraba en otro lugar al momento de cometerse el homicidio.


MÓVIL DE LA TEORÍA DEL CASO:

El móvil de la acción es importante en el relato, porque normalmente implica para el jurado o para el juez la motivación de la acción, y hace de nuestra reconstrucción de los hechos una historia más interesante y representativa de la realidad, en la cual prácticamente nadie actúa porque sí, sino llevado por ciertas motivaciones interiores o exteriores. El móvil explícito en el caso de Carlos Patiño es el hurto.

Entradas populares